Internacional Investigación — 13 marzo 2014
La UCLM participa en una investigación internacional que ha descubierto el gen que determina el tipo de neuronas motoras

El grupo de Biología Molecular de la Facultad de Medicina de Albacete y del Centro Regional de Investigaciones Biomédicas (CRIB) de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) forma parte de un equipo internacional de investigadores, cuyo trabajo ha desvelado que el gen Dlk1, descubierto por el profesor de la UCLM Jorge Laborda hace más de veinte años, determina la generación de neuronas motoras. “El funcionamiento elevado de este gen induce la generación de neuronas rápidas, mientras que su funcionamiento a niveles menores causa la generación de neuronas intermedias o lentas”,-indica el profesor. Estos resultados han sido publicados en la prestigiosa revista Science.

Con este descubrimiento se da respuesta a lo que hasta ahora era bastante desconocido: cómo se establecen los distintos tipos de neuronas motoras y se convierten en neuronas adultas a partir de sus precursores celulares, poniendo fin a la búsqueda realizada durante más de medio siglo del mecanismo que determina el tipo de neuronas motoras y abriendo la puerta a nuevas investigaciones para profundizar sobre el conocimiento de estas neuronas y su implicación en enfermedades degenerativas.

Explica Jorge Laborda que las neuronas motoras son fundamentales para generar comportamientos, ya que enlazan el sistema nervioso central con la generación de movimientos concretos, “los cuales permiten a los animales moverse, guardar el equilibrio, escapar a los predadores, o buscar alimento”,-señala

Este control de los movimientos por el sistema nervioso se hace posible gracias a la existencia de tres tipos de neuronas motoras, llamadas: lentas, intermedias y rápidas, que son las que controlan la contracción y la velocidad de los distintos tipos de fibras musculares. “Por ejemplo, las neuronas motoras lentas controlan fibras musculares de contracción lenta que se fatigan poco y que están involucradas en el control del equilibrio, como las encontradas en los músculos del tobillo. En cambio, las neuronas rápidas controlan los músculos de contracción rápida que permiten correr, como los extensores de la rodilla”,-afirma Laborda.

Este trabajo ha sido publicado en la prestigiosa revista Science

Artículos relacionados

Compartir

Sobre el autor

Pepa González Oliva

(0) Comentarios

Infocampus sólo publicará contenidos de autor identificado y de carácter no injurioso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *