Estudiantes Institucional — 08 enero 2014
El servicio de atención a discapacitados de la UCLM atendió a un millar de alumnos en diez años

Un total de 384 alumnos con discapacidad se han matriculado este curso en la Universidad de Castilla-La Mancha. (UCLM). A su disposición tienen el Servicio de Apoyo al Estudiante con Discapacidad (SAED), un programa que cumple ahora una década, -aunque ya desde 2000 la institución atiende al colectivo con actividades específicas-, y que ha permitido responder a las necesidades de integración académica y accesibilidad de más de un millar de jóvenes. El programa ha demostrado su gran efectividad gracias a su planteamiento: la proximidad al usuario a través de la implicación voluntaria de otros estudiantes.

La Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) siempre ha demostrado ser una institución comprometida con la atención a la diversidad. Fue una de las pioneras del sistema universitario español en configurar un departamento específico desde el que trabajar por favorecer la plena integración en las aulas de los alumnos con discapacidad, sin más dificultades que las que cualquier otro pudiera tener.

Con este objetivo, y desde hace diez años, el Servicio de Apoyo al Estudiante con Discapacidad (SAED) viene respondiendo a las demandas de un colectivo que este curso en la Universidad regional llega a los 384 matriculados: 133 en el Campus de Albacete, 85 en Ciudad Real, 94 en Cuenca y 52 en Toledo, además de 4 y 16 en Almadén y Talavera de la Reina, respectivamente.

Son jóvenes con capacidades diferentes, que no han renunciado a su derecho a la Educación Superior y a los que el SAED define y presta un plan de apoyo personal para conseguir su plena integración en el entorno académico y poder así culminar con éxito el proyecto universitario en el que están inmersos. Junto a la atención personalizada, información y seguimiento, pone a disposición de los usuarios, si así lo precisan, un servicio de acompañamiento a estudiantes con movilidad reducida, transporte adaptado, intérprete de lengua de signos, gestión y asesoramiento en las adaptaciones al puesto; asesoramiento en adaptaciones curriculares, pruebas de evaluación y materia de accesibilidad, y préstamo de apoyo técnico.

Una de las principales señas de identidad del SAED es la proximidad al usuario, de ahí que para responder de forma efectiva a sus demandas el servicio haya entendido que la mejor forma de hacerlo sea contando con la participación de otros estudiantes dispuestos a dar lo mejor de sí mismos a sus compañeros. Actualmente son trece los becarios que prestan su tiempo y su trabajo a quienes lo precisen. Junto a ellos un número de voluntarios solidarios que varía según las necesidades del momento. Todos están coordinados por el responsable del programa, Luis Cabeza, y apoyados por una técnica dependiente de la Fundación General de la Universidad regional.

En los dos lustros de vida del SAED, -si bien hay que matizar que las actividades de apoyo a los estudiantes con discapacidad matriculados en la UCLM comenzaron en el año 2000 en virtud de un convenio firmado con el Gobierno regional-, son más de 200 los voluntarios que han pasado por el servicio, compartiendo vivencias con otros compañeros que se enfrentan a situaciones diferentes a las suyas, conociendo sus puntos de vista y enriqueciéndose con el día a día de esta experiencia. Diez años que han servido para llegar a más de un millar de jóvenes iguales pero con necesidades diferentes.

La dinámica de integración social generada hasta el momento no debe quedar aquí y es necesario seguir trabajando en ella día a día. Por ello, desde el SAED se hace una llamada a la buena voluntad de la comunidad universitaria en su conjunto para que colabore en esta labor que precisa de la implicación de todos para encontrar soluciones a los problemas de accesibilidad e integración, respondiendo así satisfactoriamente a las necesidades de los usuarios. En el curso 2012-2013, las encuestas realizadas por el SAED a los estudiantes con discapacidad de la Universidad regional arrojaron un índice de satisfacción del 7,56 sobre diez.

Por último, recordar que el Servicio de Apoyo al Estudiante con Discapacidad realiza también una labor de información, concienciación y sensibilización a la comunidad universitaria a través de talleres, jornadas y seminarios, buscando así un mayor conocimiento de la realidad del colectivo y sus circunstancias, e interviene en eventos organizados por otros y que por su interés o afinidad pueden ser provechosos para la actividad futura del servicio. No obstante, las dificultades económicas del momento han impedido la realización de estas actividades, aunque quienes deseen mantenerse informados del trabajo que realiza el servicio y de cómo colaborar con él pueden hacerlo a través de su web.

Artículos relacionados

Compartir

Sobre el autor

Pepa González Oliva

(0) Comentarios

Infocampus sólo publicará contenidos de autor identificado y de carácter no injurioso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *