Institucional Investigación — 18 febrero 2013
“Las inteligencias artificiales jámás serán como la humana”

“Por muy avanzadas que sean las futuras inteligencias artificiales jamás serán como la humana porque no tendrán los mismos sensores que nosotros, no tendrán cuerpo, y estarán sometidos a procesos de socialización y culturización diferentes”, aseguró el director del Instituto de Investigación en Inteligencia Artificial del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y reciente Premio Nacional de Informática por la Sociedad Científica Informática de España, Ramón López de Mántaras, durante su participación en un ciclo de conferencias de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM).

El director del Instituto de Investigación en Inteligencia Artificial del CSIC, Ramón López de Mántaras, pronunció la conferencia inaugural del ciclo La ciencia actual y el estudio de las humanidades, organizado por los profesores de la UCLM Agustín Muñoz-Alonso y Macario Polo. En el acto inaugural estuvo acompañado por el rector de la institución académica, Miguel Ángel Collado Yurrita, que destacó la calidad del ponente y felicitó a los organizadores porque este tipo de iniciativas sirven para enriquecer la universidad, aproximar mundos y crear espacios para la reflexión, el debate y la crítica.

Científico, poeta, músico y firme defensor de la divulgación científica, López de Mántaras explicó que existen dos visiones de la inteligencia artificial: la débil, que es la ciencia que permite diseñar y programar máquinas capaces de hacer cosas que requieren inteligencia, como pueden ser los programas que juegan al ajedrez, los coches y aviones sin piloto o los robots capaces de jugar al fútbol de manera cooperativa; y la fuerte, que es la que permitirá replicar (incluso superar) la inteligencia humana. Ese es el reto, todavía muy lejano.

Actualmente, continuó el investigador, en los escasos sesenta años de vida de esta ciencia, se han obtenido grandes éxitos, enormes avances, pero todos ellos en la llamada inteligencia artificial débil. “Nos queda mucho camino por recorrer, ya que los sistemas de razonamiento más sofisticados están lejos de poseer la robustez, amplitud y sentido común de un niño de tres años. Tenemos muy buenos componentes, pero todavía no hemos conseguido su integración”.

El gran desafío, finalizó López de Mántaras es cómo integrar esas capacidades que van de la percepción a la acción, a la toma de decisiones, pasando por el aprendizaje, por el razonamiento; y desarrollar sistemas totalmente integrados que incluyan todas esas aptitudes, que se realimenten y actúen, sean capaces de aprender, de representar y manipular conceptos como el sentido común, el razonamiento, la planificación y la comunicación.

Artículos relacionados

Compartir

Sobre el autor

Pepa González Oliva

(0) Comentarios

Infocampus sólo publicará contenidos de autor identificado y de carácter no injurioso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *