Entrevista — 02 Abril 2012
“Los gobiernos han de priorizar la inversión universitaria”

La rectora de la Universidad de Málaga, Adelaida de la Calle, ha asumido la presidencia de la Conferencia de Rectores con el objetivo de avanzar en la internacionalización, la cooperación empresarial y la empleabilidad estudiantil

 

Usted ha asumido la presidencia de la CRUE en un momento especialmente delicado para el sistema universitario español. ¿Cuál es la situación real de las universidades españolas?
Efectivamente, nos encontramos ante una etapa muy difícil que requiere de un mayor esfuerzo y dedicación por parte de todos los universitarios. Nuestra misión es convencer a la sociedad de la importancia del papel de la Universidad como motor de cambio, pero también hay que hacer ver a las instituciones que hay que invertir en educación e investigación si queremos construir un país competitivo. A los rectores nos preocupa la reducción de las transferencias presupuestarias, que pueden perjudicar el correcto desempeño de las funciones esenciales de las universidades.
En términos concretos, los recortes en los presupuestos para este curso han sido de 300 millones de media en las universidades españolas, lo que supone una disminución del presupuesto de casi el 5%. Eso no es bueno.
La crisis puede ser una oportunidad para convertir el conocimiento en desarrollo, y en ese aspecto las universidades tienen mucho que decir. Por eso no puede disminuir la inversión, porque para equipararnos tanto en educación como en I+D+i a otros países de la OCDE necesitamos respaldo económico. Lo dicen los datos: la formación universitaria española ha alcanzado en las últimas décadas tasas de matriculación y graduación equivalentes a las de los países más eficientes. Lo mismo ocurre con la producción científica, y ello pese a que España sólo invierte en I+D+i un 1,38% de su PIB, muy lejos del 2,3% que es la media de la OCDE. El reto ahora está en utilizar todos los recursos que tenemos al alcance de nuestra mano para llegar al sector productivo y, por tanto, incidir en la empleabilidad de los alumnos, que es otro gran reto al que nos tenemos que enfrentar.

¿Qué puede hacer la Conferencia de Rectores para mejorar esta realidad?
Es misión de la CRUE impulsar el talento y promover la investigación y la transferencia en las universidades, para poder así superar la falta de competitividad y de cultura innovadora que actualmente tiene nuestro país. Nuestro propósito es demostrar a la sociedad que la Universidad tiene su propia perspectiva para afrontar los grandes retos del futuro, entre los que se incluye superar la grave crisis económica por la que atravesamos. Pero, sobre todo, hay que insistir en que la Universidad tiene que participar en el cambio de modelo económico y productivo, porque es la institución en la que se genera, transmite y aplica el conocimiento, que debe ser sin duda el motor de ese cambio.
La plena implantación del Espacio Europeo de Educación Superior posibilita el reconocimiento académico y profesional de nuestros estudios en otros 46 países del continente, lo que favorece la movilidad de las personas. Hasta alcanzar esta situación, la CRUE ha actuado coordinando y potenciando los cauces de información y diálogo entre todos los actores del cambio. Una de mis aspiraciones al frente de la CRUE es consolidar esta convergencia, como primer paso para alcanzar la internacionalización de la Universidad y conseguir la excelencia. Mi proyecto incorpora una serie de objetivos, que hemos articulado en tres estrategias trasversales: mejorar la empleabilidad, potenciar la internacionalización de la Universidad y avanzar en la cooperación empresarial. Para ello, mi deseo es que la CRUE trabaje tan unida y cohesionada como lo ha hecho hasta ahora, para convertirnos en la voz de las universidades. No en vano, el lema de mi candidatura, que recibió un apoyo unánime por parte de los rectores, fue el de “Juntos”.

Independientemente del resultado electoral, España está a punto de cambiar de Gobierno. ¿Qué le demandaría al nuevo Ejecutivo en relación al sistema universitario?, ¿y a las comunidades autónomas?
El mensaje que les trasladaría es que ahora más que nunca tiene que ser una prioridad el mantener una adecuada inversión en educación e investigación, si realmente queremos construir una sociedad que sea competitiva a largo plazo, y de este modo, salvar la ineficiencia que hemos construido en base a un modelo de desarrollo especulador. En una reunión que algunos rectores tuvimos a principios de septiembre con el candidato Alfredo Pérez Rubalcaba fuimos unánimes en nuestro mensaje sobre el papel de la Universidad en el contexto social y económico actual. Tuvimos la oportunidad de expresarle que las universidades estamos siempre al servicio de la sociedad, de la que formamos parte y, especialmente, en estos momentos de crisis; pero que se hace necesario solventar una serie de problemas procedentes de una inadecuada gestión del conocimiento.

Muchas voces apuntan la necesidad de cambiar el paradigma económico español y de la conveniencia de que las universidades tripulen un nuevo modelo productivo. ¿Están convencidas las administraciones de esta idea?, ¿y los empresarios?
La CRUE coincide plenamente con esa afirmación. Para construir una sociedad ciertamente competitiva se hace necesario fundar un modelo socioeconómico que responda a imperativos de ética social y de la sostenibilidad. El discurso de los responsables de las administraciones va en esa misma línea, pero se hace necesario respaldar las buenas intenciones con una serie de acciones consecuentes.
Aprovechar las capacidades manifiestas de las universidades requiere del compromiso de todos y de una planificación racional. Este compromiso ha de expresarse en una participación intensa de la sociedad en torno al valor del conocimiento y en una apuesta por una mentalidad colaborativa de universidades, empresas y administraciones. La CRUE va a trabajar para desarrollar la implicación de las empresas en las universidades, tanto en lo relativo a financiación como a la propia organización y funcionamiento de las instituciones docentes. Ya hemos dado pasos muy importantes en la relaciones con las empresas, como la firma de convenios con las Cámaras de Comercio y con Cepyme.

¿Qué mensaje transmitiría a los jóvenes que están terminando sus estudios universitarios con unas perspectivas tan desfavorables para la inserción laboral?
Aunque a nadie se le escapa que las circunstancias están mal y el nivel de desempleo juvenil es una lacra, siempre hay lugar para sacar a relucir un poco de optimismo a la hora de valorar, por ejemplo, que el paro hace más daño a la gente no cualificada. De hecho, el desempleo entre los universitarios está varios puntos por debajo que el de los españoles que carecen de formación superior. Podemos agarrarnos ahí para continuar apelando a la formación y al conocimiento como dos puntales para ponerle freno a la crisis y ser más competitivos.

Artículos relacionados

Compartir

Sobre el autor

Pepa González Oliva

(0) Comentarios

Infocampus sólo publicará contenidos de autor identificado y de carácter no injurioso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *